Publique en esta revista
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Correspondencia
DOI: 10.1016/j.rce.2020.04.008
Acceso a texto completo
Disponible online el 4 de Mayo de 2020
Obesidad y coronavirus 2019nCoV: una relación de riesgo
Obesity and 2019-nCoV. A risky relationship
Visitas
...
J. Carretero Gómeza,
Autor para correspondencia
juanicarretero@gmail.com

Autor para correspondencia.
, J.C. Arévalo Loridoa, F.J. Carrasco Sánchezb
a Servicio de Medicina Interna, Hospital de Zafra, Zafra, Badajoz, España
b Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario Juan Ramón Jimenez, Huelva, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Director:

La obesidad es una enfermedad metabólica crónica, compleja y multifactorial1 que, asociada a un estado inflamatorio crónico, tiene un papel esencial en el desarrollo de la diabetes mellitus tipo 2 (DM2), la dislipemia, la hipertensión arterial (HTA), las enfermedades cardiovasculares (ECV) o el cáncer2. Actualmente la epidemia por el coronavirus 2019-nCoV asola el planeta y produce diversas manifestaciones clínicas, destacando principalmente la enfermedad pulmonar. Los factores de riesgo para las enfermedades infecciosas dependen tanto del huésped, del patógeno como del medio ambiente. Se han descrito factores asociados a la severidad y peor pronóstico en la infección por 2019-nCoV, como la edad, la presencia de enfermedades crónicas como DM2 o HTA y las que comprometen el sistema inmune3. En las escasas series publicadas también la obesidad aparece entre ellos, especialmente en menores de 65 años3–5. La obesidad se asocia a una peor respuesta inmune y a mal pronóstico para las infecciones respiratorias, como se puso en evidencia durante la epidemia de influenza A (H1N1) en 20096. Basalmente las personas con obesidad asocian un bajo grado de inflamación crónica; tienen concentraciones disminuidas de adiponectinas antiinflamatorias y elevadas de citocinas proinflamatorias como la interleucina 6, el factor de necrosis tumoral alfa o la leptina, producidos en el tejido graso visceral y subcutáneo abdominal, especialmente en varones, todos ellos asociados a mayor severidad de enfermedad por 2019-nCoV7. Este microambiente «inflamado» predispone a una respuesta inmune humoral y celular alterada, confiriendo por un lado mayor susceptibilidad y retraso en la resolución de la infección, con aparición de lesiones pulmonares severas y una menor cobertura vacunal8. Asociado a la inflamación, la obesidad predispone a un estado de hipercoagulabilidad, en este caso potenciado por el 2019-nCoV. Y no hay que olvidar las alteraciones en la dinámica respiratoria, también especialmente en varones, confiriendo mayor predisposición a enfermedades respiratorias como el asma o los síndromes de hipoventilación, agravados por las microaspiraciones secundarias a la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Publicaciones recientes relacionan a la persona con obesidad con mayor contagiosidad debido a que podrían exhalar el virus por más tiempo o favorecer la aparición de cepas más virulentas, tanto por el particular microambiente proinflamatorio como por la menor producción de interferón9.

En este escenario de incertidumbre, con la diseminación mundial de la infección y la epidemia de obesidad, los clínicos debemos mantener un alto nivel de atención, debiendo monitorizar y tratar precoz y agresivamente a las personas con obesidad.

Sin embargo, cuando pase el sunami 2019-nCoV, no debemos olvidar lo aprendido. El abordaje de las epidemias trasciende el ámbito sanitario y requiere la implicación de las autoridades políticas y la sociedad civil. Es conocido el efecto beneficioso del ejercicio físico moderado sobre el sistema inmune, modulando la inflamación y la insulinorresistencia, previniendo el envejecimiento celular o la formación de radicales libres10. Las políticas sociales deberán encaminarse hacia la promoción de un estilo de vida saludable, la práctica de ejercicio físico regular y la adquisición de un peso saludable, que rompa la mala relación entre la obesidad y la infección.

Bibliografía
[1]
J.I. Mechanick, A.J. Garber, Y. Handelsman, W.T. Garvey.
American Association of Clinical Endocrinologists’ position statement on obesity and obesity medicine.
Endocr Pract, 18 (2012), pp. 642-648
[2]
K. Bhaskaran, I. Dos-Santos-Silva, D.A. Leon, I.J. Douglas, L. Smeeth.
Association of BMI with overall and cause-specific mortality: A population-based cohort study of 3.6 million adults in the UK.
Lancet Diabet Endocrinol, 6 (2018), pp. 944-953
[3]
A. Simonnet, M. Chetoun, J. Poissy, V. Raverdy, J. Noulette, H. Duhamel, et al.
High prevalence of obesity in severe acute respiratory syndrome coronavirus-2 (SARS-CoV-2) requiring invasive mechanical ventilation.
[4]
Q. Cai, F. Chen, F. Luo, X. Liu, T. Wang, Q. Wu, et al.
Obesity and COVID-19 Severity in a Designated Hospital in Shenzhen, China.
Lancet Infect Dis, (2020),
[5]
J. Lighter, M. Phillips, S. Hochman, S. Sterling, D. Johnson, F. Francois, et al.
Obesity in patients younger than 60 years is a risk factor for Covid-19 hospital admission.
Clin Infect Dis, (2020),
[6]
O.W. Morgan, A. Bramley, A. Fowlkes, D.S. Freedman, T.H. Taylor, P. Gargiullo, et al.
Morbid obesity as a risk factor for hospitalization and death due to 2009 pandemic influenza A (H1N1) disease.
[7]
L. Luzi, M.G. Radaelli.
Influenza and obesity: Its odd relationship and the lessons for COVID-19 pandemic.
[8]
I. Misumi, J. Starmer, T. Uchimura, M.A. Beck, T. Magnuson, J.K. Witmire.
Obesity expands a distinct population of T cells in adipose tissue and increases vulnerability to infection.
Cell Rep, 27 (2019), pp. 514-524
[9]
H. Maier, R. Lopez, N. Sanchez, S. Ng, S. Ojeda, R. Burger-Calderon, et al.
Obesity increased the duration of influenza A virus shedding in adults.
J Infect Dis, 218 (2018), pp. 1372-1382
[10]
N. Soltani, S.M. Marandi, M. Kazemi, N. Esmaeil.
The exercise training modulatory effects on the obesity-induced inmunometabolic dysfunctions.
Diabetes Metab Syndr Obes, 13 (2020), pp. 785-810
Copyright © 2020. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)
Idiomas
Revista Clínica Española

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.