Revista Clínica Española Revista Clínica Española
PERFIL DE PACIENTES EN SEGUIMIENTO POR UN EQUIPO DE SOPORTE DE CUIDADOS PALIATIVOS MIXTOS (ESCPM) ATENDIENDO AL ÁMBITO DEL SOPORTE: HOSPITALARIO O DOMICILIARIO

TIPO: PÓSTERS A
FECHA: Noviembre, 2016
SALA:

Ver PDF

DP-010 - PERFIL DE PACIENTES EN SEGUIMIENTO POR UN EQUIPO DE SOPORTE DE CUIDADOS PALIATIVOS MIXTOS (ESCPM) ATENDIENDO AL ÁMBITO DEL SOPORTE: HOSPITALARIO O DOMICILIARIO

E. Alarcón Manoja1, M. Pelayo García1, M. Martín Pérez1, M. Gázquez Alcoba2, M. Pena González2, P. Vallés Martínez2

1Unidad de Medicina Interna, 2Unidad de Cuidados Paliativos. Área de Gestión Sanitaria Campo de Gibraltar. Algeciras (Cádiz).

Objetivos:Analizar las características clínico-epidemiológicas de pacientes atendidos por un equipo de soporte de cuidados paliativos mixtos (ESCPM), comparando el perfil según reciban atención en ámbito hospitalario o domiciliario, para optimizar recursos y mejorar la calidad asistencial.

Material y métodos:Estudio descriptivo retrospectivo de todos los pacientes atendidos por un ESCPM en un Hospital Comarcal (186 casos), desde el 1 julio de 2015 al 31 de enero de 2016. Se recogieron variables epidemiológicas, comorbilidades, grado de dependencia y complejidad según escala IDC-PAL, principales síntomas y fármacos. Se analizó mediante SPSSv. 21.

Resultados:En nuestra muestra de 186 pacientes, el 71,5% fue atendido en el ámbito hospitalario, mientras que el 28,5% en domicilio. De los atendidos a nivel hospitalario, el 54,9% eran varones, 60% entre los 65-85 años; siendo el 69,2% oncológicos (O), frente al 30,8% no oncológicos (NO). El nivel de complejidad fue de 2 en el 59,4% (falleciendo el 66% de los O y el 78% de los NO). Entre los O, la neoplasia más prevalente fue la de origen digestivo (39%) seguida de la pulmonar (20%). De los NO, las causas más prevalentes de inclusión en programa de paliativos fueron las enfermedades respiratorias (49%) y la insuficiencia cardiaca avanzada (46%). El motivo de ingreso más frecuente en ambos casos fue el control de síntomas (68% en O y 46% NO). La estancia media entre los O fue de más de 10 días en un 45% y en los NO fue menor a 5 días en un 51%. Los fármacos más prescritos fueron las benzodiacepinas (52%) y en un escaso menor porcentaje, opiáceos en ambos grupos (49%). En el ámbito domiciliario, el 58,5% eran varones, 66% entre los 65-85 años; siendo el 70% O y el 30% NO. El nivel de complejidad fue de 1 en el 53% de los casos y 2 en el 35,8% (falleciendo el 61% de O y el 63% de NO). Entre los O, también las neoplasias más frecuentes fueron las digestivas (41%), y en los NO las causas más prevalentes de inclusión en programa fueron las enfermedades respiratorias (25%) y la demencia grave (44%). El control de síntomas también fue el motivo fundamental de los avisos tanto en O (76%), como en NO (81%). Los síntomas más prevalentes entre los O fueron astenia (65%), dolor (62%) y escasa ingesta (49%), en los NO destacaron la hiporexia (69%), la hipersomnia (66%), seguidas de disnea y astenia (50%). Los fármacos más prescritos fueron similares al grupo hospitalario (benzodiacepinas (59%) y opiáceos (41%)).

Discusión:En los dos grupos analizados, atendidos hospitalariamente y domiciliariamente, de pacientes con enfermedades crónicas avanzadas (oncológicas y no oncológicas), no existen diferencias significativas ni en sexo, ni rango de edad, ni proporción de oncológicos y no oncológicos. Tampoco existen diferencias respecto a neoplasias más frecuentes, pero si existen diferencias significativas en cuanto a causas no oncológicas de inclusión en programa, y a los niveles de complejidad de ambos grupos, siendo más complejo el atendido hospitalariamente. Con respecto al motivo de ingreso, causa de avisos domiciliarios y prescripción farmacológica no hubo discrepancias.

Conclusiones:Los ESCPM proporcionan una atención activa, multidimensional y específica de las necesidades tanto de pacientes crónicos, como de sus familias. Esta función la desempeñan tanto a nivel domiciliario, como hospitalario, atendiendo principalmente al grado de complejidad, a la refractariedad de los síntomas y a los deseos del paciente y la familia, promoviendo un beneficio emocional y optimizando la calidad de vida.